miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cuando sucede



A los que van felices por la vida
Hay un álamo camino a la quinta
y algunos cerezos.
Si uno camina por allí:
pisa sus malas notas en matemáticas
y aquél novio que te dejó por tu amiga.
Si uno camina por allí:
pisa el asfalto de aquella pelota.
Zafaste.
La sonrisa vuelve entre cerezos
y la felicidad está ahí porque siempre está ahí,
mezclada con los buñuelos de tu mamá el día del mundial ’86.
Los álamos guardan gotas de la última lluvia
con las hojas entregadas
y las gotas firmes sobre ellas.
Mi primer amor me guiña un ojo
entonces bailo bajo el árbol y me trepo al tronco
y las dudas las llevo en el bolsillo por si acaso,
mientras un vagabundo me mira desde abajo y me dice:
“se va’caer mi’jita”
“no señor vagabundo, suba usted también y se ganará la lotería”
pero él se va hablando incoherencias y diciendo “como si allí arriba se pudiera jugar o apostar a algo, ¡quécosasdecísnena!”

Subo, y encuentro las hojas del álamo con gotas.
Gotas vivas de la última lluvia
y tomo una, y otra, y no me sacio
y chupo gotita, chupo gotita, chupo gotita
y me abrazo al árbol y a sus ramas
y me quedo ahí sentada mirando los cerezos.
Tailandia es un bello recuerdo para este momento;
aquél viaje en moto, el guiño de ojos,
el vino tinto, la canción de amor…
El álamo agradece.
Los cerezos regalan su color.

9 comentarios:

  1. El amor sucede porque las otras cosas no pueden hacerlo. Es lo único que puede suceder. Pero claro que hay vagamundos de su propia manzana, cobardes de cincuenta guita que esperan el resultado. Resultado que nunca llega porque lo único que sucede es el amor. El que más mira menos ve...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el que revuelve entre la basura buscando el cartón de lotería o una manzana podrida, sólo subsiste. Subsistir... esa cosa de burgueses, no?

      Eliminar
  2. Absolutamente, Luca, no podría haberlo dicho mejor!

    ResponderEliminar

  3. Y así se eternizan amores que sucedieron, ¿no? En crónica, poesía, arrebato de pluma o… en Canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si... Canción. Totalmente. Y seguimos viviendo de ellos y a través de ellos, y nos volvemos arrebatadores de plumas, de noches, de cine, de canciones... y en esas búsquedas y en esos arrebatos se nos va la vida.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Qué rápido llegaste Jey. Ahora no bajemos...

      Eliminar