domingo, 15 de septiembre de 2013

Ahogo



Como dividendos cayendo en bolsa con números primos y otras restas.
Como árboles sin raíces de hojas violetas
como caminos de Oz, de hojalata,
que suenan a tormenta de pobre un día de barro
como pisada de gigante en un ascensor
como oyuelos de camarera complaciente de ojos abiertos de elefante de circo.

Así, como mafioso perdido en Buenos Aires,
como rayos y truenos en un día de sol.
Así me encuentras,
como tacón que se rompe en el empedrado
de la Plaza de la Paja.

Dejáme que me caiga en tus brazos,
que corra los kilómetros, las primaveras
y las flores marchitas que dejó el invierno.
Dejáme como pájaro de ala rota
como lágrima frente al espejo del lavabo,
como cortina de plástico,
como el olor de los huevos fritos en casa de pueblo.
Dejáme campo. Viento. Caballo.
Como pez de estanque y molinos de viento.
Suspiros. Sofocos. Latidos. Taquicardias. Ahogo.
Como agua que no apaga llama.
Como caída en un catre olvidado, en una vereda cualquiera de Madrid.
Pido, pido para mí y para todos mis compañeros.
Pido una canción para aplaudir de pie. Para respirar los estribillos.
Pido un chaparrón que dure un respiro profundo.
Pido un pedal, una bicicleta con canasto y bocina
para abrir paso entre mis sauces y mis fauces.
Pido un beso de cartón pintado
un beso que suene a clavicordio de la Sinfónica Nacional
y una ruta de alquitrán para rajarme ya.

4 comentarios:

  1. Me gusta cómo Madrid te sigue brotando. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Luján, te he nominado para los Liebster Award. Pásate por mi blog para ver por qué. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué es eso?? Ahora cotilleo algo antes de irme a correr!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Señor, muchas gracias de antemano! ;)

      Eliminar