jueves, 18 de julio de 2013

Espadas, embrujos y sopas de sapo



A Juan

Déjame que te cuente un cuento,
un cuento de hadas y prisioneros,
de pájaros matemáticos que beben
sopas de sapos y de cangrejos.

De marcianos que habitan planetas extraños
donde no hay puertas ni cactus ni gatos.
De vecinas con delantales que cocinan
con caldos de vaca, de puerco y de gallina,

guisos y sánguches,
unos para el marido
y otros para el amante.

Y cuando me preguntes
“tía, ¿qué es el amante?”
déjame que te diga
“eso más adelante”.

Déjame que te cuente
de monos en patines
bailando como delfines,
infieles y decentes.

De peces de colores
de tigres y de cómo
cambian los camaleones.

De cebras y de corderos
que por las noches
cuentan tus sueños.

Déjame que te cante,
que te cante mariposas,
números y moscas.

Que te cante las lluvias,
los rayos y las lunas,
las baldosas, las hormigas
y las langostas peregrinas.

Déjame que te cante
que debes cuidarte
lavarte los dientes
¡y bien cepillarte!

Déjame decirte
“respeta y sé educado”
eso siempre y en todos lados.

Déjame que te acompañe
dame tu mano, chiquito.
Déjame que te cuente un cuento
de esos de mamá pata y sus patitos

que aletean en el agua verde
sin perder lo colorido
y de cómo uno se pierde
por andar distraído.

De esos de sapos con coronas
que esperan besos imposibles.
Y vos me preguntarás
“Tía ¿qué es imposible?”

Y yo te responderé
“Algo de lo que vos nunca sabrás”.
Dame esa risa de dientes
como arrocitos blancos locos de atar

déjame comerte a besos
hacerte cosquillas
préstame tus pocitos,
aunque sea de a ratitos y ratitas.

Y reí, reí mucho que me hace feliz.
Señálame el mundo
vamos a vivir

y ver los mares que guardan barcos
llenos de misterios, de pulpos, de muebles,
de tesoros, de zapatos, de secretos y tiranos.
Señálame el mundo y veré desiertos y jeques,

alfombras voladoras y lámparas
llenas de genios gordos que conceden deseos con toda su magia.
Señálame el mundo y veré maravillas
de Perú, de Brasil, de la India, de Tanzania.

Señálame el mundo
y veré cielos azules
rojos, amarillos, naranjas y verdes.

Llora tus pesadillas
y yo pelearé contra monstruos y dragones
contra brujos y leones.

Corre, corramos juntos,
vamos al barro, al arenero,
comamos chicles y pirulines,
gritémosle a las estrellas todos nuestros deseos.

Y nuestros miedos,
que allí se irán, o se quedarán
o para que se los lleve el cielo
y vos me preguntarás

“Tía ¿qué es el miedo?”
y yo te responderé “es lo que te enseñará
a ser precavido pero no te detendrá”

Toma ventaja en las carreras
de salto en bolsa,
y regala sorpresas.

Comparte tus golosinas siempre
que si no me enojo
y pierdo el temple.

Regala sonrisas entre las niñas.
Préstale el triciclo al vecino.
Y nunca te rindas.

Juega a la pelota por diversión
que parece que la gente,
la gente se olvidó.

Quiere mucho Juan querido,
queré como te quiero
y prométeme que siempre te vas a cuidar
es lo que más deseo.

Y si no lo haces me llamas
y sacaré mi espada y mis embrujos
y pasaré por arriba a más de uno.

Seré saeta de osado soñar,
con mi capote rojo los torearé a raudales.
Y les diré “quien ose meterse con Juan
tendrá que ser sobre mi cadáver”.

3 comentarios:

  1. lagrimas Luji....hermoso..........bello bello bello!!!!!!!!!!!!!!!!!! piel de gallina xq es muy lindo....q lindo ser tía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eli! Además de eso, encierra una noche de cumpleaños y cervezas y poema compartido cual club de lectores.. jeje.. lo guardo en mi corazón!

      Eliminar
  2. como bien decis, hermosa noche para guardar en el corazón...lo del club de lectores...te lo tomo como palabras...podríamos empezar a escucharte en diferentes bares con nuevas redacciones! me gusto la idea!

    ResponderEliminar