viernes, 10 de mayo de 2013

Pulsión


Abrir el corazón a cuchillo.
Cortar la carne.
La sangre afuera,
las venas rotas
descuajeringadas
estalladas
venas reventadas
venas cansadas
muertas
hastiadas
astilladas.
Venas puercas,
vena afuera roja viva,
vena que quiere y no puede,
vena con sangre,
vena desconectada.
Sangre
roja de calor,
de rabia,
sangre expuesta.
Sangre que brota
por todos los reductitos
de por ahí y por acá,
sangre que corre como río desbordado,
sangre fuerte
potente
con ganas de
serrucho
cuchillo
prensa
trituradora
sierra eléctrica.
Y más.
Abrir el corazón.
Sostenerlo en una mano,
sentir sus latidos
preguntarle lo no permitido.
Exponerlo a sus miserias
y a sus flaquezas.
Interrogarlo
cuestionarlo
amancillarlo
golpearlo
acariciarlo
abrazarlo
besarlo
masticarlo
comerlo
digerirlo.
O no.
Abrirlo a cuchillo,
cortar la carne.
Sentir el estribillo.
La sangre afuera,
las venas rotas
descuajeringadas
estalladas
venas reventadas
venas cansadas
muertas
hastiadas
astilladas.
La sangre afuera,
sentirla en tu mano,
cómo resbala,
cómo cae
y se desliza por la piel
y más allá.
Y entonces te dice.

3 comentarios:

  1. Guau....sin palabras. luego escribo algo mejor, despues de volver a leerlo.

    ResponderEliminar
  2. que dice????????????????????????

    ResponderEliminar
  3. Guauuuuu...este se me había quedado sin leer!!!!!.Agradezco haberlo encontrado!!!
    Es demoledor..y eso que no lo dejas hablar!!! O menos mal que no lo dejas!!

    ResponderEliminar