sábado, 27 de abril de 2013

Las horas desatadas en París.




El otro día me senté en la esquina de la Rue Du Cloître
en el café de las torres de Notre Dame
a dejar que las horas pasen
y me saluden.
Ellas muy amables y primorosas
pasaron riendo y haciendo ruido
con todas sus pulseras, sus abalorios
y con un Jack Russell de boina, gallardo y gracioso.
Y todos movían la cola.
Yo las llamé levantando mi copa de vino tinto: “¡queridas!”
pero ellas me ignoraron bajando los párpados
y acercándose con pasitos diligentes
y tapándose la boca con las manos envueltas en guantes  violetas
me susurraron: “¡no seas loca, estamos en París!”
Perdón horas.
Dije yo, sonrojada,
por las vergüenzas y por el vino.
A veces pierdo la compostura
además París es muy exquisito,
refinado, elegante, sofisticado.
Entonces ellas me quitaron la copa de vino
y se la bebieron entre sonrisas,
sombreros y pañuelos de colores
al tiempo que le guiñaron los ojos
al lechuguino que estaba en la mesa de al lado.
Y mientras una le sonreía al petimetre éste
a la vez que sujetaba la correa del Jack Russell a la pata de la mesa,
la otra me cambiaba los zapatos, me maquillaba,
y me tiraba del pelo hasta las lágrimas.
Entre vinos, desconcierto, aturdimiento
y los ladridos del perro
me emperifollaron como un pimpollo.
Me levantaron y me dijeron
“ya es hora que te vistas y actúes como una mujer”.
Y pisando chueco y doloroso
visitamos la Torre Eiffel,
Montmartre y
en el 15 de Rue Lepic en el “Café de los 2 molinos”
nos tomamos un helado de cerezas con Amélie Poulain
que me enseñó a comerlo con la nariz porque así es más divertido.
Y las cerezas se las daba al perro.
A ellas no les hizo gracia
escuché que comentaron que Amélie me pervertía.
Luego seguimos andando
porque las horas decían que había mucho por hacer aún
y que debíamos darnos prisa antes que baje el sol.
Entonces nos sacamos fotos y parpadeamos mucho.
Los tacones resultaron ser algo complicado de llevar
sobre todo en los empedrados de las Rue parisinas
pero ellas me dijeron que eran la clave de la elegancia
y que el rojo me queda muy bien.
Además me combinaban con el color de los labios.
Bueno, ellas queriendo convencerme y educarme.
Yo, por mi parte, me agregué un lunar sobre mis labios.
Y ellas me enseñaron a decir “oui monsieur
pero “con una sonrisa, siempre con una sonrisa y parpadeando”.
Fue una clase intensa
y yo trataba de imprimir todas las lecciones,
los dedos índices ordenándome,
explicándome, instruyéndome,
las imágenes, movimientos,
sonrisas, parpadeos,
imprimir, el perro, el helado,
los tacones, la falda, el andar,
imprimir.
Al final del día me llevaron al Moulin Rouge
a bailar y a ver hombres guapos
y justo cuando entramos
se alteraron y comenzaron a codearse.
Una de ellas golpeó su cabeza contra la pared
y yo preguntándome “¿qué pasa?”
Y la gente excitada y revuelo, trastorno, alelamiento
y corridas y empujones
y las horas como locas
“¡el artista!” llegué a escuchar
de pronto siento que alguien me llama con un golpecito en el hombro
giro apenas
y toda una dentadura blanca y perfecta delante de mí
y escucho las horas caer desmayadas con las piernas mirando el techo
Jack Russell empieza a dar saltos de felicidad
es Jean Dujardin
que acerca su mano abierta
y yo me llego a preguntar
“¿querrá que le extienda la correa del perro?”
“¿será que me viene a reclamar que el perro es suyo?”
entonces me dice
“voulez vous dansez avec moi?”

13 comentarios:

  1. Cómo me deja Sra. Luca! Podría indicarle un verso favorito, pero son muchísimos.

    ResponderEliminar
  2. "toda una dentadura blanca y perfecta delante de mí". De película

    ResponderEliminar
  3. Aunque todo me resulta muy lejano y muy ajeno... tu forma de escribirlo y describirlo siempre me gusta! realmente las vi ahi, a los apurones, coquetas y finalmente con las patas al techo por el desmayo! Ja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo comentario! Me gusta cuando me escibís, cuando me lees, beso!

      Eliminar
  4. Que bueno sentir la emocion de Paris por un ratito! Gracias!!!

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Ese toque sofisticado en el medio del caos.

      Eliminar
  6. Me encantó!! Me sentí en amelie, falta el enano y ya está! Hermoso lu!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Sil! A ver si te conservo lectora! ;)

    ResponderEliminar