miércoles, 24 de octubre de 2012

Éxodo de oscuras golondrinas.






 
“De sobra sabes que eres la primera
y sin embargo cuando duermo sin ti contigo sueño…”
(J.S.)

Ya no eres tú. Ahora sos vos. Ya no sois vosotros. Ahora son ustedes sin pedirme que “los tutee”. Ya no voy "a por la fregona", ya no compro bragas ni sujetadores, no llamo al fontanero, no tomo cañas, no tengo compis, no voy al lavabo ni ando por las aceras, ya no digo "hasta ahora" ni "estate al'loro" ni hostias ni leches ni na' de na'. Pues son palabras de allá. Como autobús, dinero, maleta, mechero, pinza, pelas, duros, tacones, ordenadores, faldas, camisetas, motocicletas, charcutería, estanco, metro, Chueca, Concha, tío, tía, coño, joder, “Ay madre”, me cago en to’loquesemenea, hostiaput… Venga, ¡Va…! Que ya no follo ni me corro. Que acá se corre en las maratones y en la cinta del gimnasio y para que la gente pueda pasar también te corrés. Que ya no curro porque acá estaría muy mal visto, sino que laburo. Ni como ensaimadas, ni filloas ni ningún tipo de bollería. Y mejor no aclaro que pa’qué. Ja. Ni voy a la frutería en busca de judías verdes, boniato, lombarda colorada, calabacines, cebolleta o maíz. Ni a por melocotones fresas nectarinas o albaricoques. Ya nada es hortera ni cutre.
Ahora busco el secador o el trapo de piso. Compro bombachas y corpiños, llamo al plomero, tomo cerveza, tengo compañeros de laburo, voy al baño, camino por las veredas, digo "hasta luego", "andá con cuidado", micro es un autobús, la plata no sólo es mi ciudad o un elemento químico o un material de transición o un metal sino también la moneda y le decimos mangos o guita, tenemos valijas, solcito que no solecito, florcitas que no florecillas, grasa, quilomberos y quilomberas (de estos tenemos muchos y hacen mucho ruido). Otras palabras. Tomar, simpático, lindo, y todo termina en "ito", qué cosito más bonito, un cafecito, qué nenito chiquitito, qué buena estaba la picadita... Acá hay compus, papas, polleras, remeras –que no “rameras”-, motos, facturas, vigilantes, netbook, notebook, kioscos, enfermos, torpes, rotisería, subte. Chueca es una mujer que tiene las patas pa'dentro, concha no es la vecina, tíos son los hermanos de tus padres, y no hay "infeli'" sino pedazo de HDP. No hay trozos sino pedazos. No hay gilipollas sino tarados, las pollas acá son la mujer del pollo. Aquí coges y luego acabas –no corres a ningún lado-. Y nadie cojea porque no hay cojos sino que hay rengos que renguean. Ni comes un bocadillo ni cacahuetes ni palomitas ni chupachups ni te tomas un refresco. Acá te morfás un sanguche, los maníses los pochoclos los chupetines y te tomás una gaseosa. Los chiquillos son pendejos. Las cuadras de acá son las manzanas de allí. ¡Lo bueno es que por fin tengo vidrieras porque la palabra escaparate no me salió en diez años! Y ya puedo decir que todo está prolijito que me van a entender. ¡Qué facha! Acá es un halago, nadie te está llamando fascista en toda la cara. Y si dijera que “hasta el 40 de mayo no te quites el sayo” el resultado sería una expresión de desconcierto. ¡Echo de menos echar de menos! ¡Echo de menos palabras! ¡Y tantas! Enfadarse, mosquearse, jarana, juerga, boli, lentillas, cremallera, saco, conserje, grifo, rotulador, chaqueta, jersey, americana, polo, gasolina, pendientes, zarcillos, alcahuetes, zumo, mantequilla, decirle alcachofa al duchador, rulos a los ruleros, rizos a los rulos, imperdibles a los alfileres de gancho, gallegos a los nativos de Galicia, pijas a las chicas muy caretas, grapadora a la abrochadora, agarrado al amarrete, ligar en los bares y liarla en los bares, el paro del desempleo y no el paro de las huelgas (los dos iguales de jodidos de cualquier modo), decirle gafas a los anteojos… Y así de a poco un lenguaje por otro. Y así de a poco vuelvo a Argentina. Renegando por dejar lo que se quedó de España. Algunas de ellas seguirán conmigo por siempre. Pero qué tristeza. Te echo de menos Madrid -y no te digo con dos cojones sino con dos ovarios...-. Por ti siempre me quitaré el sombrero. ¡Chapó!

12 comentarios:

  1. "De Madridz al zielo" y nosotros tuvimos la buena idea (la fortuna porque fue decisión elegida) de venirnos, de volver. Yo también extraño Madridz y te acompañaría de mil amores a una última vueltita por el campo del moro y a por unas cañas. No se si existe un solo lugar en el mundo pero Madrid siempre será un hermoso rincón. <3

    ResponderEliminar
  2. En Madrí hay muchos albergues para Firpos.

    ResponderEliminar
  3. La diversidad enriquece…yo que vos lo mezclo todo!!! Al menos eso hago yo…parece que soy de aquí…pero en el fondo nadie se lo cree!!! La experiencia enriquece, enorgullece y te hacer crecer.!! Eso es lo que vale!! Además…hogares que visitar cuando extrañes mucho mucho ya sabés que tienes por aquí…!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y ya ves que digo extrañar y no echar de menos...aunque esta me la conozco sobre todo por Ale Sanz!!!

      Eliminar
  4. y Lujita..tu casita esta aqui y allá "ito -ita" (para no desentonar)...hay un lugar en el mundo aqui para vos....y otro en Madrid....extraná...echa de menos...el antes y el mañana...y el hoy, acá está...en el lugar del mundo donde te encuentres

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todas por sus comentarios! Gracias por leerme. De ♥

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy bueno Lu! Las palabras en las que nacemos y que conocen de nuestro lenguaje de infancia y aquellas de las que nos vamos apropiando en nuestro camino. Siempre bienvenida la diversidad y la riqueza de la mezcla, y la búsqueda interminable de nuestra voz propia y original, creo, que también este texto habla de esa búsqueda.
    ¡Te quiero! (en argentino y qué ¡viva la patria! :o) )

    ResponderEliminar
  8. Me gusta!
    Será porque nací a finales de junio y me agarro la Luna de lleno (porque coger con la Luna queda para los poetas), será porque me gusta evocar el pasado y lo veo anaranjado y cálido. Bendita melancolía, porque ella implica que hemos vivido y hemos sentido y eso, eso...no es la vida?!

    ResponderEliminar
  9. Si Marcel, casualmente rememoraste una frase de mi profesor Jorge Eines "coger con la luna queda para los poetas", ya lo decía él también.. justo hablando de las melancolías, y los pasados de color y las evocaciones. Gracias!!

    ResponderEliminar
  10. Saludos guapa. Me ha gustado mucho leer este escrito tuyo, por todas las palabras, las que acá conocemos y usamos, por las que por acá no se usan. Las que no usamos pero que conozco. Las que ni uso ni conozco. Acá yo soy Gil para casi todos, sé que allá significa otra cosa =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, claro que si, tú eres Gil y a mi me gusta que me llamen Luca (que hay quien no me llama así alegando que es "nombre de varón").
      Las palabras... a veces son simples puentes hacia la adaptación.Otras, son más que eso. Una simple palabra y puede cambiar el rumbo de tu historia, de la historia.Gracias Gil! Abrazo.

      Eliminar